número de teléfono

Cómo tu número de teléfono es el «username» que realmente importa

Antes de que fuera la aplicación de mensajería más popular del mundo, WhatsApp ni siquiera era una aplicación de mensajería. Su fundador Jan Koum simplemente pensó que sería genial abrir su libreta de direcciones y ver mensajes de estado al estilo «en el gimnasio, en una reunión» junto a los nombres de todos.

También sabía que nadie quiere pasar por la pesadilla de crear un nombre de usuario y contraseña, mantener una lista de amigos y unirse a otra red social sólo para saber lo que sus amigos están haciendo. Así que Koum ideó la forma de iniciar sesión en WhatsApp utilizando sólo un número de teléfono. También usó la API de la libreta de direcciones del iPhone para escanear automáticamente todos los contactos y así saber quién ya estaba utilizando el servicio.

Un gra ejemplo de «growth-hacking», sí, pero facilitarle a la gente el encontrar amigos resultó ser un efecto secundario. «Yo era perezoso y no podía recordar mi contraseña de Skype», dijo Koum. «Seguía teniendo que crear nuevos nombres de usuario y comenzar de nuevo en la apalicación. Me sentía estancado con eso». Viendo hacia atrás, sin embargo, él considera que fue una decisión central para el éxito masivo de WhatsApp. «Observa la dolorosa experiencia que existe con algunas de las aplicaciones de mensajería heredadas de un escritorio, y la elegancia y sencillez de los SMS», dice Koum. «Para nosotros, era como, bueno, si el SMS puede hacerlo, ¿por qué no?».

WhatsApp fue una de las primeras aplicaciones en igualar su cuenta con un número de teléfono. Ahora otras aplicaciones como Snapchat, Twitter y Facebook Messenger lo hacen también. A partir de este año, la configuración de tu iPhone será tan fácil como marcar tu número. La forma supuestamente «super-segura» de iniciar sesión en estas aplicaciones implica recibir un código secreto para verificar la identidad. De tal manera que los números de teléfono están matando el «user» o nombre de usuario, matando la contraseña, y haciéndolo más fácil que nunca estar en línea. Así que guardalo con tu vida, porque es tu vida.

¿Quien eres tú?

Prácticamente todas las compañías de gran alcance han tratado de afirmarse como «The One True ID.» Facebook Connect se hizo omnipresente en la web, convirtiendo tus credenciales de Facebook en una especie de pasaporte virtual para entrar a otros sitios y servicios. Twitter siempre esperó convertir tu nombre de usuario en un login igual de potente, y tu página de perfil en tu sitio web personal. La convención +TuNombre de Google Plus podría haberse convertido en algo similar, si tan sólo alguien usara Google Plus.

Más allá de los gigantes tecnológicos, la popular herramienta de código abierto OpenID unió muchos correos electrónicos, nombres de pantalla y perfiles con una simple URL. «The Fido Alliance» trajo consigo a Google, Visa, Samsung, Intel y otros para crear un dispositivo de inicio de sesión de gran alcance y seguro que podrías usar en cualquier lugar. La administración Obama incluso se metió en el juego, desarrollando la polémica Estrategia Nacional de Identidades de Confianza (National Strategy for Trusted Identities) en el Ciberespacio. Bajo ese sistema, cada usuario tendría una «credencial única», como una tarjeta o una pieza de software, que podría utilizarse para iniciar sesión en cualquier sitio web o plataforma. Algunos de estos programas hicieron verdaderos progresos, pero ninguno pudo obtener apoyo universal.

giphy-downsized

¿Pero y un número de teléfono?

Todo el mundo tiene uno. La universalidad de los teléfonos inteligentes convirtió la libreta de direcciones en una mina de oro para cualquier persona que construya una aplicación social. El crecimiento explosivo de Facebook Messenger ocurrió en gran parte porque sólo necesitabas un número de teléfono para registrarte. Cuando Google creó las aplicaciones de mensajería «Duo» y «Allo», la compañía optó por no asociar su perfil a su cuenta de Google, sino a su número de teléfono. «Su lista de contactos está completamente poblada con muchos números de teléfono de sus amigos”, dijo Nick Fox, vicepresidente de mensajería de Google, en ese momento. «No es necesario gestionar nuevos contactos, independientemente de que los contactos de su teléfono funcionen dentro de la aplicación.» También ayudó a que pudieras enviar a alguien un mensaje en Allo, y si no estuvieran usando la aplicación recibirían tu mensaje como un simple SMS, dándote el empujón para registrarte.

A medida que nuestra vida personal tiene más actividad en línea, tener una sola manera de identificarnos en el mundo conectado cobra importancia. Ayuda a encontrar personas, ayuda a las personas a encontrarte y ayuda a mantenerte a salvo. Y mientras las personas cambian su dirección de correo electrónico al cambiar de trabajo o se cansan de ser elsamurai1969@hotmail.com, un número de teléfono tiene una notable —¿e inagotable?— capacidad de permanencia. Ahora que puedes transferir tu número entre teléfonos, planes e incluso operadores, no tienes ninguna razón para cambiar el tuyo. Y en muchos casos el código de área, para las personas es una especie de insignia de honor que significa el lugar donde vives o la operadora de teléfono con la que te sientes a gusto.

¿Me das tu número?

Tu número de teléfono proporciona una seguridad mucho mayor que una contraseña, pero no es perfecto. Los estafadores pueden robar su identidad usando sólo sus dígitos, y la falsificación del número de alguien o incluso robar una tarjeta SIM sigue siendo sorprendentemente fácil.

También hay otros problemas: Probablemente nunca le has dicho a Amazon tu contraseña de Wells Fargo, pero ambos saben tu número de teléfono. «Su número de teléfono celular está… atado a los mismos portales de información que están alineados con su número de seguro social», escribió el investigador privado Thomas Martin este mismo año. «El número de teléfono celular es un dato más útil porque está conectado a cientos de bases de datos no necesariamente vinculados al seguro social”.

Así que ten cuidado de quién tiene número. Eventualmente, el teléfono podría reemplazar al número como identidad principal, al menos cuando se trata de autenticación. Algunas aplicaciones no requieren una contraseña en absoluto, pero sí el texto de un código cada vez que inicies sesión. Muchos dispositivos inteligentes caseros están y estarán programados para detectar tu teléfono, y asumir que está a tan sólo unos metros de ti. Literlamente tú eres tu teléfono, tu teléfono eres tú. La tendencia sólo se acelera como los llamados «wearables» en la medida en que se hacen más populares —y como cyborgs— cada vez más tendremos cosas conectadas al cuerpo en lugar de tenerlas en el bolsillo. Desbloquearás tu teléfono con la cara, pagarás cosas con tu huella digital y accederás a Facebook con tu voz. Por decir sólo algunas actividades.

Por ahora, sin embargo, no hay nada más personal que tu número de teléfono. Así que es hora de valorarlo como un tesoro. Se exigente acerca de a quién le das tu número. Esos dígitos representan más que cualquier nombre de usuario o dirección de correo electrónico o contraseña.

La próxima vez que le des a alguien tu número, asegúrate de que saben lo honrados que deberían sentirse al recibirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s